EL CURRÍCULO DE DIENTES DE SABLE

 

El primer gran teórico y practicante educativo de quien mi imaginación guarda algún registro (comenzó el Dr. Peddiwell en su mejor tono de profesor) fue un hombre de los tiempos de Chellean cuyo nombre completo fue Puño-Nuevo-Hacedor-de-Martillos, pero a quien, por conveniencia, llamaré en lo sucesivo Puño Nuevo.

 

Puño Nuevo era un inventor, a pesar del hecho de que en su entorno no había mucho con lo que crear algo muy complejo. Indudablemente has oído hablar de la herramienta de piedra astillada en forma de pera que los arqueólogos llaman coup de poing o martillo de puño. Puño Nuevo obtuvo su nombre y un considerable prestigio local al producir uno de estos artefactos en una forma menos basta y más útil que cualquier otro conocido previamente por su tribu.                                                                                                  Sigue...

Cucarachita Martinez. Davis Sánchez Juliao 
 Cucarachita Martínez se encontró un día cinco centavos tirados en la grama cuando caminaba por el parque.  –¿Qué hago con ellos? –se preguntó–. Para comprar un radio no me alcanza, para comprar un televisor tampoco, para comprar una nevera tampoco, para comprar una estufa tampoco, para comprar un comedor tampoco y para un juego de alcoba… menos. ¿Qué hago con ellos?
  Sigue...

“Cuerpo que mira. Eugenio Mandini.

Aquel viejo deambulador, ciego de origen y casi profeta por sus percepciones, se había convertido en el motivo más famoso de conversación de aquellos dominios.

Convocado al palacio para comprobar la veracidad de su fama, el rey derramó vino en un vaso y le preguntó:  ¿Es agua o vino?   Sigue...

Poema escrito durante la epidemia de peste en 1800 , K.O’Meara 
 Y la gente se quedó en casa.
Y leyó libros y escuchó.
Y descansó y se ejercitó.
E hizo arte y jugó.
Y aprendió nuevas formas de ser.
Y se detuvo.
 
Sigue...

El futuro de la humanidad. Conferencia De Isaac Asimov Fecha: 8 de Noviembre de 1974 
 
El siguiente documento es una transcripción de una conferencia dictada por el Dr. Isaac Asimov. Proviene de una cinta de audio que he tenido en mi colección desde el 6º grado. No se puede conseguir en otra parte, y por favor, no me soliciten copias de ella. Es un regalo al grupo como tributo a un hombre que cambió mi manera de pensar, cuando más lo necesitaba. 
Sigue...

 

Felicidad clandestina.  Clarice Lispector

Ella era gorda, baja, pecosa y de pelo excesivamente crespo, medio amarillento. Tenía un busto enorme, mientras que todas nosotras todavía eramos chatas. Como si no fuese suficiente, por encima del pecho se llenaba de caramelos los dos bolsillos de la blusa. Pero poseía lo que a cualquier niña devoradora de historietas le habría gustado tener: un padre dueño de una librería. Sigue...

¿Fue un sueño? Guy de Maupassant

¡La había amado locamente!

¿Por qué se ama? ¿Por qué se ama? Cuán extraño es ver un solo ser en el mundo, tener un solo pensamiento en el cerebro, un solo deseo en el corazón y un solo nombre en los labios... un nombre que asciende continuamente, como el agua de un manantial, desde las profundidades del alma hasta los labios, un nombre que se repite una y otra vez, que se susurra incesantemente, en todas partes, como una plegaria. Sigue...

Program ocio.bmp
plan de lectura.jpeg
Todo se detuvo.bmp

Soñar es un asunto privado. Isaac Asimov   

Jesse Weill alzó la vista de su mesa. En su viejo y enjuto cuerpo, su afilada nariz de elevado puente, sus ojos hundidos y sombríos y sus asombrosas greñas blanca, había quedado estampada, por decirlo así, la marca registrada de Sueños Limitada, durante años en que la sociedad se había hecho mundialmente famosa. Sigue...

El acto de leer y escribir

SOLO, el pequeño colibrí se ponía en movimiento, yendo a buscar algunas gotas con su pico para arrojarlas al fuego. Después de un momento el Tucán, fastidiado por esta agitación sin sentido, le dijo: "¡Colibrí! ¿Estás loco? ¿Crees que con esas gotas de agua apagarás el fuego?". Y el colibrí le respondió: "No, pero hago mi parte". . Sigue...

En el fondo del caño hay un negrito. José Luis González   

La primera vez que el negrito Melodía vio al otro negrito en el fondo del caño fue en la mañana del tercero o cuarto día después de la mudanza, cuando llegó gateando hasta la única puerta de la nueva vivienda y se asomó para mirar hacia la quieta superficie del agua allá abajo. Sigue...

Episodio del enemigo. Jorge Luis Borges.

Tantos años huyendo y esperando y ahora el enemigo estaba en mi casa. Desde la ventana lo vi subir penosamente por el áspero camino del cerro. Se ayudaba con un bastón, con un torpe bastón que en sus viejas manos no podía ser un arma sino un báculo.Sigue...